lunes, 24 de julio de 2017

Mi experiencia en Polymer Week 2017

Quisiera compartir con vosotr@s mi experiencia en la primera edición del evento Polymer Week  que tuvo lugar durante la primera semana de Julio en Pilsen (República Checa). Concretamente el lugar era una antigua cochera para autobuses que se había reconvertido en un espacio de arte, cultura y negocios emblemático en la ciudad-capital europea de la cultura en 2015-.




Antes de nada agradecer a Lucy la organizadora del evento-muy agradable y cercana y que además demostró gran responsabilidad y dedicación- y a su padre Jiri empresario de `Lucy Clay Tools´ su hospitalidad y profesionalidad durante los días que mi familia y yo estuvimos allí, pues estuvieron pendientes en todo momento de cualquier cosa que necesitáramos procurando que todo saliera bien durante el curso y que los asistentes disfrutaran aprendiendo. 




Hacer mención también a Martin, el tercer socio junto a Lucy y Jiri, ingeniero y encargado del diseño de la laminadora. Nos estuvo explicando los entresijos de ésta y su funcionamiento, una máquina realmente robusta que al final resulta no ser tan compleja y si muy precisa y durable-algo que es de apreciar en estos tiempos de obsolescencia programada-; contaba con unos imanes en la base que permitían fijarla a la superficie con mucha fuerza, de manera que durante su utilización no se movía en absoluto; la manivela era realmente suave y sin embargo la presión que lograban los rodillos era muy alta, debido al buen engranaje. En cuanto al grosor, permitía ajustar hasta el milímetro los rodillos y fijarlos, aunque su funcionamiento era menos intuitivo; y lo mejor de todo era que podías desmontarla fácilmente para limpiarla de los restos de arcilla. Quizá tenía la contrapartida de ser algo pesada y difícil de transportar, sin embargo, está bien pensada para tenerla como una herramienta de trabajo en nuestro propio taller.



El evento reunía a muchos artistas del mundo de la arcilla polimérica, personalmente me hizo especial ilusión conocer a Lisa Pavelka y Donna Kato, artistas archiconocidas con las que sin embargo nunca había coincidido y que resultó ser una experiencia muy grata, en el trato tan cercano que tuvieron ambas intercambiando sus impresiones artísticas conmigo; con Lisa lo pasé especialmente bien compartiendo los desayunos en el hotel




Los asistentes a los distintos cursos eran igualmente de países muy variados, me sorprendió la gran capacidad de movilización que tiene la arcilla polimérica, fue mágico poder compartir una pasión con tanta gente de distintas culturas y disfrutar juntos aprendiendo. Muchas de ellas demostraron gran habilidad durante mi taller y todas pusieron gran interés en la técnica siendo creativas a la hora de mezclar y elegir colores y diseños.



Durante el evento había disponible un bar donde podías beber o comer algo mientras visitabas la instalación, en este mismo espacio se celebró una tómbola con premios muy variados, desde piezas que distintos artistas donamos como herramientas y recuerdos del evento cortesía de LucyClayTools ; el dinero tenía como destino un orfanato de la ciudad y estaba pensado para que los niños y jóvenes que allí vivían pudieran llevar a cabo distintas actividades



En el centro del espacio había una especie de invernadero muy bien decorado con expositores de distintos artistas de la arcilla, era un pequeño museo en el que observar en vivo piezas de artistas de todo el mundo y contemplar en directo su belleza dejando que te inspirara.


Adam Rees





Nadia Elkina





Pierre Loridon



La verdad que durante los dos talleres que tuve allí (Martes y Jueves) estuve muy cómoda y el tiempo se me pasó volando, solo al final del día cuando regresaba al hotel recordaba lo cansada que estaba  He de confesar que uno de mis miedos al asistir al evento era que durante el curso los asistentes no pudieran llegar a hornear todas sus piezas, ya fuera porque los hornos no eran lo suficientemente potentes o lo bastante grandes, sin embargo, para mi sorpresa, no resultó ser un problema en absoluto, utilizaron unos hornos industriales de gran tamaño con capacidad para varias bandejas y además tuvieron el detalle de traer un horno para cada tipo de arcilla, es decir, había uno para Fimo, otro para Premo, Kato, etc; cada uno a la temperatura específicamente indicada.





En general puedo decir con total seguridad que fue una experiencia que me encantaría volver a repetir y que estoy segura de que  cada año irá creciendo y atrayendo a más gente, pues resulta una oportunidad estupenda tanto para entrar en contacto por primera vez con esta afición artística a la arcilla polimérica y dejarte seducir por ella, como si ya tienes suficiente experiencia o incluso te dedicas a ello profesionalmente, pues es un espacio de intercambio, aprendizaje, creatividad e influencia cuyos resultados son totalmente imprevisibles positivamente hablando. Recomiendo a todos aquellos que no hayan podido acudir este año que vayan ahorrando y pensando en el siguiente; ¡Será inolvidable igual que este! ¿Nos veremos allí?





Dana Fruitensse y Veronika Sturdy





Eva Hasková





Sylvie Peraud





Alex y Noelia




2 comentarios:

marisa moreno dijo...

Tal y como lo describes tuvo que ser maravilloso estar allí y aprender de vosotros!
Me alegro mucho por ti. Seguro que ha sido una experiencia inolvidable. Enhorabuena!!!!
Un fortísimo abrazo!

Fabi dijo...

Mil gracias !!!!! Besooootes

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails